25.4.09

La masacre de Jonestown, el mayor suicidio colectivo de la historia: 25/04/09 Infinito

Infinito - Material y articulo de ElBazarDelEspectaculo blogspot com.jpg

Infinito presenta la historia de Jim Jones, el fundador de un culto religioso que nació en Estados Unidos y que llevó a sus feligreses no sólo a una remota selva en Guyana, sino que a una de las muertes más inexplicables a favor de una causa.

El 8 de noviembre de 1978, el mundo fue testigo del suicidio en masa más importante de la historia. James Warren Jones, más conocido como Jim Jones, líder de la secta del Templo de los Pueblos, fue encontrado muerto junto a 913 de sus seguidores en medio de la selva de Guyana. Durante abril, Infinito presenta "Jonestown, la vida y la muerte del Templo de los Pueblos", un documental que revela el fanatismo y paranoia de Jim Jones y cuenta cómo logró construir una congregación multirracial basada en la igualdad, la libertad y en la megalomanía hacia su fundador. Esta historia podrá verse en Infinito Docs el sábado 25, a las 18:00 horas.

Corrían los agitados años 60. Algunos encontraron respuestas en la meditación, el amor libre, el poder negro o el LSD. Otros, en cambio, vieron en Jim Jones, el carismático líder del Templo de los Pueblos, la perfecta combinación de cumplimiento espiritual y compromiso político.
A primera vista, Jones y su templo multirracial apoyaban los valores de una sociedad modelo. Sin embargo, hurgando un poco más profundo, algo estaba mal y en 1977 salió a la luz: un artículo periodístico publicaba declaraciones de desertores de la secta y de familiares de algunos miembros, quienes denunciaban abuso físico y sexual, corrupción financiera, consumo de drogas y retención de personas en contra de su voluntad. Apenas un año más tarde, sus seguidores murieron en el suicidio en masa más grande de los últimos tiempos.
Luego de una balacera en que los hombres de Jim Jones mataron al congresista estadounidense Leo Ryan, a unos periodistas y a desertores que abandonaban la selva, el pastor reunió a sus seguidores en torno a una silla de madera tallada que usaba como trono. Ante la mirada expectante de sus feligreses, Jim Jones les comunicó la noticia de que pronto deberían morir. Les contó de los asesinatos y del temor que tenía ante la inminente llegada de los agentes de la CIA junto al ejército de Guyana para vengar la afrenta.
A esa altura, sus intentos por comprar una huída en la embajada de Unión Soviética en Georgetown habían fracasado. Junto a su equipo médico preparó 150 litros de jugo Kool Aid de uva y los mezcló con cianuro y Valium. Los feligreses estaban dispuestos al sacrificio y ya en muchas ocasiones habían participado de falsos suicidios que Jones había preparado para poner a prueba a sus seguidores. Esta vez, las madres comenzaron a dar la pócima a sus hijos, incluidos los hijos de Jones.
La desesperación cundió al ver que los niños gritaban de dolor, pero Jones los calmó "No lloran de dolor, es sólo el sabor amargo". Luego bebieron los adultos que empezaron a caer todos juntos alrededor del improvisado altar. Tras gritarles "Mueran con dignidad" y con la escena consumada, Jim Jones tomó una pistola y se disparó un tiro en la cabeza.
¿Qué llevó a cientos de personas a unirse al Templo de los Pueblos? ¿Qué hacía una secta de California en las alejadas selvas de Guyana? ¿Cómo se convence a un grupo humano tan numeroso de suicidarse, bebiendo cianuro mezclado en jugo de frutas? ¿Se puede llamar suicidio a este episodio o se debe hablar de asesinato?¿Quién era Jim Jones para ordenar una lealtad tal que, en nombre de la lucha y la religión, los padres mataron a sus propios hijos?
Reconocido en importantes festivales internacionales, "Jonestown, la vida y la muerte del Templo de los Pueblos" va más allá de versiones populares, de teorías conspirativas y propone una visión renovada de los hechos. El documental muestra a Jim Jones y a su congregación en audios e imágenes inéditas, recién liberadas del secreto oficial; entrevista a los sobrevivientes de la tragedia y a familiares de miembros de la secta; y, por primera vez, narra el horror de Jonestown con la voz de sus protagonistas: su idealismo, la camaradería, el dolor por las pérdidas y la fe ciega en un predicador que prometió el paraíso pero que construyó un infierno.

El Templo del Pueblo
En 1953, y tras pasar varios años como predicador, declararse socialista y defender a los oprimidos raciales, Jim Jones fundó El Templo del Pueblo en la ciudad de Indianápolis. Esta orden estaba compuesta en su mayoría por marginados, desequilibrados y gente de toda clase y condición, con la presencia de muchos individuos de raza negra.
Al poco tiempo, el reverendo Jim Jones y sus 140 seguidores se mudaron a Redwood Valley en el Condado de Mendocino, California, creyendo que así estarían a salvo de ataques nucleares de los que Estados Unidos podía ser blanco. Para ello transportó en autobús a cientos de sus fieles de costa a costa. Algunos optaron por desertar, pero los que siguieron se vieron obligados a vender todas sus propiedades y cayeron bajo la dependencia absoluta de Jones y del Templo.
A finales de los años sesenta, los miembros de la congregación de Jones habían disminuido a menos de cien y la orden estaba a punto de desaparecer. En una jugada maestra, Jones logró asegurar una afiliación con los "Discípulos de Cristo", lo que permitió que el Templo del Pueblo sobreviviera. La afiliación de Jones con la iglesia elevó la reputación de su causa y extendió su influencia en el área de la Costa Oeste de los Estados Unidos.
La congregación volvió a su iglesia principal en San Francisco en 1971 y abrió otra en Los Ángeles. Después de múltiples escándalos e investigaciones en San Francisco, Jones decidió crear una comunidad utópica en la Guyana donde estaría a salvo de la intervención de las autoridades estadounidenses, o de los miembros que tenían parientes preocupados.
En 1974, Jones pagó un millón de dólares por el arriendo de diez mil hectáreas al gobierno de Guyana. Jones volvió a California a animar a todos sus seguidores a mudarse a Jonestown.
Muchos de los miembros del Templo del Pueblo creían que Guyana sería, como Jones prometió, un paraíso. En cambio, todos los miembros (incluyendo a los niños) terminaron criando animales y comida para el "Proyecto Agricultural del Templo del Pueblo" seis días a la semana, desde las siete de la mañana hasta las seis de la tarde, cuando era común que la temperatura estuviese a 38ºC.
Según algunos testimonios, las comidas consistían en nada más que arroz y legumbres mientras que Jones comía carne y otros alimentos refrigerados separados de los otros. Problemas médicos tales como diarrea severa y fiebres altas fueron padecidos por la mitad de la comunidad en febrero de 1978.
Los miembros a los que se consideraba tenían graves problemas disciplinarios y se los encerraba en una caja de madera de medidas 2.5 x 1 metros. Los que intentaban escapar eran drogados al punto de la incapacitación. Mientras, guardias armados patrullaban el pueblo día y noche para asegurarse de que las órdenes de Jones fueran seguidas.
Los niños, entregados al cuidado comunal, se referían a Jones como "Papá" y sólo se les permitía ver a sus padres brevemente durante la noche. Jones también era llamado "Papá" o "Padre" por los adultos.
La gente de los alrededores, incluyendo un oficial de policía, relató historias de horror sobre duras palizas y un "hoyo de tortura", un pozo en donde Jones hacía que tiraran a los niños que no se comportaban, en la mitad de la noche. Jones asustaba a los niños haciéndoles creer que había un monstruo habitando el fondo del pozo, cuando lo que había en el fondo era un hombre contratado por Jones quien tiraba y doblaba las piernas de los niños mientras ellos descendían al pozo.
Otras denuncias recibidas en Estados Unidos indicaban que los niños mayores eran amarrados desnudos y electrocutados en sus genitales. Los oficiales de Guyana habían intentado investigar estas denuncias pero se les prohibió entrar en la comunidad.
Los familiares de los miembros de la secta, preocupados por las noticias de abusos, muertes y torturas que llegaban desde la selva sudamericana, solicitaron al congresista Leo Ryan que investigara el caso, ya que muchos de los integrantes del Templo eran originarios de su distrito. El 24 de octubre de 1978, el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, basado en las denuncias de docenas de personas contra el Templo del Pueblo, dio a Leo Ryan luz verde para que se trasladase a Guyana. Cuando se enteró, Jones se sintió perseguido. Poco antes, había enviado varias cartas a la Unión Soviética, solicitando que se les diera asilo político, pero aún no había obtenido respuesta. También trasladó todos sus fondos disponibles a cuentas bancarias en Suiza.








Qué hay para el día...?


Clickeá el día de tu interés para ver los artículos publicados hasta el momento para esa fecha.

Loading...

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Hola! Soy Cintia Alviti y si no te respondo dentro de 48 horas es que no tengo respuesta a tu pregunta. No escribas datos personales ya que El Bazar del Espectáculo sólo brinda información y no pertenece a ninguna empresa que se haga mención. Los comentarios que tengan links serán suprimidos.


Check Google Page Rank
script de usuarios en linea
 
TOP